NUESTRA HISTORIA

La electrificación en el Ecuador se desarrolló a partir de 1897 con la operación de dos turbinas hidroeléctricas en la ciudad de Loja, formándose la empresa “Luz y Fuerza”; en los años 1920 y 1930 se suscribieron contratos de servicio con compañías norteamericanas, como la American Foreing Power Co., lo cual permitió dotar del servicio eléctrico a las ciudades de Quito, Guayaquil y Riobamba. 

Posteriormente durante los años 40 de conformidad con la ley de Régimen Municipal, los municipios se convirtieron en los responsables del suministro eléctrico, además de otros servicios públicos que prestaban dentro del ámbito de su competencia y dentro del área geográfica de su jurisdicción. 

En este periodo, al no contar con un marco legal ni tampoco con políticas glo-

bales que orienten la gestión de los municipios, el servicio eléctrico se desarrolló sin ningún concepto de planificación técnica ni económica y bajo concepciones de los municipios locales.

Con el objeto de normar las actividades eléctricas en el país, el 23 de mayo de 1961, mediante Decreto de Ley de Emergencia No. 24, el Gobierno expidió la Ley Básica de Electrificación, mediante la cual se crea el Instituto Ecuatoriano de Electrificación (INECEL), al cual se delegó la planificación, ejecución y control de la actividad eléctrica nacional. En ese año existían más de 1.200 centrales eléctricas con un promedio de potencia instalada de 100 kW por central, las cuales estaban administradas por más de 100 organismos municipales y locales [2].

A partir de los años 1959 y 1960 se incorpora un generador a gasolina para brindar servicio únicamente para la Capitanía del Puerto y la Estación Charles Darwin; en estos años el total de la población de las Islas Galápagos aun no disponía de servicio eléctrico regular.   

 En agosto de 1966, se publicó el primer Plan de Electrificación, como resultado de las acciones realizadas por el INECEL, las mismas que estaban enfocadas a la recopilación de información sobre los recursos hídricos e instalaciones existentes. El Plan desarrollado estableció dos objetivos: (1) la creación del Sistema Nacional Interconectado (SNI) y (2) la integración eléctrica regional; respecto del SNI, consideraba la construcción del sistema de transmisión de manera que se interconecten las fuentes de producción energética con los grandes centros de consumo; mientras tanto la integración eléctrica regional consistía en la creación de empresas eléctricas medianas a nivel provincial.

Es así que en el año 1967, se empieza con la incitativa de integrar un comité Pro Electrificación para Galápagos, dicho comité disponía de un grupo generador, sin embargo desconocía de su funcionamiento; resultado de las gestiones, a mediados del año 1967 se puso en operación la central de Pelikanbay, misma que se logró operar con la ayuda de los miembros del Cuerpo de Paz de los Estados Unidos. 

A partir del año 1971, el INECEL inició con los estudios para la electrificación de la Isla Santa Cruz; posteriormente en el año 1974, se inició el proceso de electrificación de las Islas Galápagos. Para el año 1980 se contaba con tres grupos generadores operativos, (dos de 50 kW y uno de 80 kW) mismos que contaba con los elementos necesarios para operación síncrona.

A partir de 1992, las políticas se orientaron a un modelo donde las actividades eléctricas se delegaban al sector privado, a pesar que aún no existía un marco legal y las condiciones económicas para que ello ocurra.  Para permitir esta transición, el 10 de octubre de 1996 se publicó La Ley de Régimen del Sector Eléctrico (LRSE) con la cual se reformó el sector, abriéndolo a la privatización y a la competencia, con un modelo basado en el Mercado Eléctrico; estas acciones provocaron que el 31 de marzo de 1999 termine la vida jurídica del INECEL. 

Con la expedición de la LRSE se creó el Consejo Nacional de Electricidad (CONELEC), organismo encargado de la planificación, regulación y control del sector eléctrico; el Centro Nacional de Control de Energía (CENACE), como administrador de transacciones técnicas y financieras del Mercado Eléctrico, y el Consejo de Modernización del Sector Eléctrico (COMOSEL), como organismo ejecutor temporal, delegado por el Consejo Nacional de Modernización (CONAM) para el cumplimiento del proceso de modernización del sector eléctrico en el país. 

El 9 de noviembre de 1998, se constituyó la Empresa Eléctrica Provincial Galápagos (ELECGALAPGOS S.A.), mediante escritura pública celebrada y aprobada por la Intendencia de compañías de Guayaquil.

El 27 de julio del 2000, mediante escritura pública el CONELEC otorgó a ELECGALAPGOS S.A. la concesión para la generación, transmisión y distribución de energía eléctrica; entre las obligaciones del concesionario se establece: “Prestar el servicio público para la generación, transmisión, distribución y comercialización de electricidad, de conformidad con el presente contrato garantizando a los consumidores actuales y futuros el suministro continuo y eficiente de toda la potencia y energía requerida conforme a los parámetros técnicos y a las normas que regulan el régimen de calidad y suministro”. 

Resultado de estas acciones, a partir del año 2001, y en coordinación entre ELECGALAPAGOS, los usuarios y principalmente el sector hotelero de las Islas se logró contar con el servicio de energía eléctrica las 24 horas. 

Galápagos al ser un Patrimonio de la Humanidad en el año 2007 inicia en operación el Parque Eólico (2,4MW) en la isla San Cristóbal, siendo la primera central con recurso renovable eólico a nivel nacional, contribuyendo así al cuidado del medio ambiente. 

En el 2007, con la convocatoria de la Asamblea Constituyente, se expidió el Mandato Constituyente Nro. 1, el cual por mandato popular de 15 de abril de 2007, asume y ejerce plenos poderes, por lo tanto se faculta la expedición de mandatos constituyentes, leyes, acuerdos, resoluciones y las demás decisiones en uso de sus atribuciones. 

El 9 de julio de 2007, mediante Decreto Ejecutivo Nro. 475, se escindió el Ministerio de Energía y Minas y se creó el Ministerio de Electricidad y Energía Renovable (MEER), el cual a nombre del Estado recibiría todas las delegaciones que mantenía el Fondo de Solidaridad, este último terminó con sus funciones mediante Decreto Ejecutivo Nro. 129 de 13 de noviembre del 2009, de acuerdo con lo establecido en la Constitución de la República y la Ley Orgánica de Empresas Públicas (LOEP). 

En este mismo contexto, el 13 mayo del 2008, se expidió el Mandato Constituyente Nro. 9, el cual autoriza que los recursos patrimoniales del Fondo de Solidaridad se inviertan directamente en la capitalización de las empresas eléctricas mediante la ejecución de planes de inversión, considerando las necesidades prioritarias en todo el país y teniendo como objetivo la expansión, mejoramiento, ampliación de infraestructura física o nuevos proyectos. 

El 23 de julio de 2008, se expidió el Mandato Constituyente Nro. 15, mediante el cual se autorizó al CONELEC, establecer una tarifa única para cada tipo de consumo, eliminando el concepto de costos marginales en generación y sin considerar los componentes de inversión para la expansión de los sistemas de distribución y transmisión, para lo cual podrá establecer nuevos parámetros regulatorios. 

Adicionalmente, a partir de la expedición del Mandato No. 15 se elimina el cobro del 10% adicional en las categorías comercial e industrial en beneficio del Fondo de Electrificación Rural y Urbano Marginal (FERUM) y se decreta que los recursos necesarios para electrificación y desarrollo de los planes de inversión se financiarán con recursos del Presupuesto General del Estado (PGE). 

Luego del referéndum, mediante Registro Oficial Nro. 449 de 20 octubre de 2008, entró en vigencia la Constitución de la República del Ecuador, en la cual se define al sector eléctrico como un sector estratégico en el cual el Estado se reserva el derecho de administrar, regular, controlar y gestionar dichos sectores de manera que se garantice que los servicios públicos y su provisión respondan a los principios de obligatoriedad, generalidad, uniformidad, eficiencia, responsabilidad, universalidad, accesibilidad, regularidad, continuidad y calidad. 

A finales de 2008, el Ecuador contaba con 20 empresas de distribución, con la reestructuración del sector eléctrico sus planes de inversión pasaron a ser financiados con recursos del PGE. 

El 15 de diciembre de 2008, mediante escritura pública se constituyó como sociedad anónima la Corporación Nacional de Electricidad S.A. (CNEL S.A.), resultado de la fusión de las Empresas Eléctricas: Península de Santa Elena C.A.; Santo Domingo S.A.; Milagro C.A.; Bolívar S.A.; Regional Esmeraldas S.A.; Los Ríos C.A.; Regional El Oro S.A.; Regional Guayas-Los Ríos S.A.; Manabí S.A. y  Regional Sucumbíos S.A. 

El 11 de diciembre de 2012, se suscribió el “CONTRATO PARA LA OPERACIÓN, MANTENIMIENTO Y ADMINISTRACION DE LAS CENTRALES DE GENERACION ELÉCTRICA DE ELECGALAPAGOS S. A.”, entre la Corporación Eléctrica del Ecuador (CELEC EP) y ELECGALAPAGOS S. A., cuyo propósito es que CELEC EP “desarrolle las actividades necesarias para mejorar la gestión en la operación y mantenimiento del sistema de generación eléctrica, que permita incrementar el abastecimiento de energía y contribuir a satisfacer las demandas actual y futura del área de Concesión..”  de ELECGALAPAGOS. S.A., el mismo año se repotencia la Central Térmica Puerto Ayora. 

Con el fin de alcanzar la madurez de la organización, se implementa el Sistema de Gestión de la Calidad según la norma internacional ISO 9001:2008. 

En el año 2014, inicia en operación las centrales Fotovoltaica Puerto Ayora (1,5MWp) y Eólico Baltra (2,25MW) en el cantón Santa Cruz. 

Mediante Registro Oficial Nro. 418, de 16 de enero de 2015, se publicó la Ley Orgánica del Servicio Público de Energía Eléctrica (LOSPEE), con la cual se genera cambios estructurales para el sector eléctrico en relación al alcance de los Mandatos Constituyentes Nro. 9 y 15, la LRSE y su reglamento en el ámbito de la planificación, el otorgamiento de concesiones, licencias y permisos. 

El 2 de septiembre de 2016, ante la Notaria Primera del cantón San Cristóbal, se suscribió el “Quinto Contrato Modificatorio al Contrato de Concesión para la Generación, Transmisión y Distribución de Electricidad” entre la Agencia de Regulación y Control de Electricidad y la Empresa Eléctrica Provincial Galápagos.

Durante el año 2016, se renovó con ARCONEL el contrato de concesión y también se establecieron los mecanismos para la asignación y liquidación de los costos de generación mediante la Resolución ARCONEL 005/16. En este mismo año entra en operación la planta Fotovoltaica Baltra (66,78kWp), como también inicia la fase de construcción del sistema de Generación Híbrido (Térmico-Fotovoltaico) en la isla Isabela. 

En el año 2017, inicia en operación el sistema SCADA – Galápagos, mejorando la calidad del servicio eléctrico y brindando una atención de reclamos ininterrumpida a los usuarios. 

1937
1940
1960
1961
1966
1967
1971
1974
1996
1998
2000
2001
2007
2008
2012
2013
2014
2015
2016
2017